Skip to content

Símbolos oníricos

mayo 20, 2009

Estoy parada en el marco de la puerta de la cocina. Veo a mis padres dentro de ella y parecen no notar mi presencia. Mi madre se encuentra picando algún vegetal en la mesa y le da la espalda a mi padre, que se encuentra frente a la estufa modulando el fuego de la hornilla frontal izquierda. Mientras gira la perilla se escucha la salida del gas como si se tratara de un soplete. Me asusta ese ruido, me hace pensar que va a haber una explosión. Sobre la estufa se encuentra una enorme olla de la cual ignoro el contenido. El fuego que sale de la hornilla casi la cubre por completo, como si quisiera devorarla. El fuego es una mezcla de color rojo intenso, azul y amarillo y no sé qué es lo que más me asusta: el sonido del gas o el fuego. Mi padre esboza una sonrisa en el rostro mientras gira la perilla. A pesar del ruido y de la altura del fuego, parece complacido con el resultado. Una vez satisfecho, gira hacia mi madre, que no se ha movido de su lugar. De repente, el sonido proveniente de la estufa se hace ensordecedor y me doy cuenta de que la estufa está a punto de explotar. Me asusto. Veo cómo mi padre abraza a mi madre por la espalda y sonríe. Yo corro por la escalera hasta el segundo piso para que la explosión no me alcance. Me dirijo a la esquina más lejana a la cocina para evitar que el fuego me queme y me siento en el suelo con las piernas flexionadas. Cierro los ojos y me tapo la cabeza con los brazos. Todo está negro y silencioso ahora. No sé qué está pasando, pero tengo miedo de abrir los ojos. De repente escucho mi nombre: “Emy, ven, ayúdame”. Es la voz de mi madre. Abro los ojos y la veo parada frente a mí. “Ayúdame, que ya van a llegar”. No sé a quiénes se refiere, así que le pregunto y me responde mientras bajamos las escaleras que “en cualquier momento van a llegar todos”. Llegamos a la sala y me doy cuenta de que es el funeral de mi padre. Mi padre ha muerto en la explosión.

Anuncios
4 comentarios leave one →
  1. mayo 21, 2009 3:36 pm

    Si tu intención era aterrar al lector, lo has conseguido. La parte que me parece más escalofriante (si es que la palabra “más” se le puede aplicar a “escalofriante”) es aquella donde el padre abraza a la madre por la espalda y sonríe. No es el abrazo, no es la posibilidad de un incendio… es la sonrisa lo que resulta aterrorizante.

  2. Taishania permalink
    mayo 22, 2009 9:16 pm

    Si en definitiva es un relato angustiante y para eso estamos tus lectores, para compartir.

  3. mayo 25, 2009 11:02 pm

    Tai: gracias!!! la verdad es que sí ayuda compartir.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: