Skip to content

El Estigma de la Esquizofrenia

noviembre 10, 2009

esquizofrenia

Este estigma se refiere a las creencias estereotipadas (ignorancia), actitudes (prejuicios) y conductas (discriminación) negativas acerca de los enfermos mentales.

El estigma particular de la esquizofrenia probablemente empieza desde el significado mismo del término.

El término Esquizofrenia significa “mente escindida” por sus raíces griegas: schizein, “partir” (con origen en el indoeuropeo skei, ‘cortar’, ‘separar’), phren, “mente” y el sufijo ia, “enfermedad”

Probablemente desde que se acuñó el término por Bleuler, la esquizofrenia estaba destinada a ser objeto de actitudes discriminatorias.

Lo anterior resulta ser más ilustrativo cuando se usa un idioma ideográfico, como el japonés.

Para los que no hablamos griego, la palabra no refleja, por sí misma su significado, a menos que estemos familiarizados con el significado de sus raíces. Cuando una palabra de raíces griegas es traducida a idiomas ideográficos, lo hace de manera literal: raíz por raíz, por lo que cualquier persona puede concluir de inmediato que la esquizofrenia es la “enfermedad de la mente rota” (“mente jodida” diría un chilango):

Esquizofrenia en japones

En Japón esto ha motivado a que sólo 20% de los pacientes esquizofrénicos sepan su diagnóstico, pues los psiquiatras de aquel país evitan informar a sus pacientes que “tienen la mente escindida, desorganizada, rota” porque a los japoneses les evoca una condición de desorganización catastrófica de la mente. El resultado es una alta estigmatización del término.

Países que no utilizamos idioma ideográfico también presentamos estigmatización de esta enfermedad mental.

La esquizofrenia se ha usado para representar personajes violentos en películas, lo que aumenta el estigma de la enfermedad. Además, las raíces del término facilitan su confusión con trastornos de personalidad múltiple, como en las películas Irene, yo y mi otro yo y El Club de la Pelea.

Además de esto, en los medios de comunicación se hace referencia metafórica a la esquizofrenia, que puede inducir asociaciones negativas de la enfermedad, rechazo y alteración del bienestar de los enfermos. Susan Sontag, postula en su libro La enfermedad y sus metáforas (1978) que las enfermedades más temidas son las utilizadas metafóricamente, como la tuberculosis o el cáncer, en siglos pasados.

En un artículo publicado en la Revista Psychiatric Services (2003), Duckworth y colaboradores revisaron al azar 1802 artículos de los 5 principales periódicos de Estados Unidos. Se buscaron artículos que usaran las palabras “cáncer”, “canceroso”, “esquizo” y “esquizofrenia” y se analizó la frecuencia en que estos términos fueron utilizados metafóricamente. Se seleccionaron 1000 artículos de un año. Los resultados señalaron que solo 1% de los artículos que hacían referencia a “cáncer”, utilizaron el término metafóricamente, comparado con 28% que lo hicieron con “esquizofrenia”. Ejemplos típicos de referencias metafóricas fueron:

– “El clima se vuelve esquizofrénico: caluroso un fin de semana, nublado al siguiente” (Houston Chronicle)

– “La perspectiva esquizofrénica de la Nación acerca de las drogas” (Los Angeles Times)

–  “La esquizofrenia de un público que quiere menos gasto gubernamental, más servicios y menores impuestos” (Washington Post)

Estas referencias metafóricas a la esquizofrenia pudieran parecer muy inocentes, pero promueven una concepción incorrecta de la enfermedad. Si recordamos las sabias palabras de Mark Twain: “La diferencia entre la palabra adecuada y la casi correcta, es la misma que entre el rayo y la luciérnaga”.

Existen muchos artículos que analizan la estigmatización de la enfermedad mental en el Mundo. De acuerdo a un artículo del 2007, el 75% de la población americana opina que un enfermo mental es peligroso. Un estudio canadiense de actitudes ante la discapacidad reportó que las personas se sentían más incómodas ante la presencia de un enfermo mental que ante la presencia de una persona en silla de ruedas. Dos tercios de una muestra suiza aprobaron la revocación de la licencia de conducir de los enfermos mentales. Un estudio británico reportó que el 70% de usuarios de servicios de salud mental experimentaron estigma en su familia (56%), de amigos (52%), del médico de atención primaria (44%), de otros trabajadores de la salud (32%) y en su lugar de trabajo (30%). Para acabarla de amolar, hay estudios que reportan mayores estereotipos negativos y actitudes estigmatizantes entre personal de salud mental (creencia de que los enfermos mentales son más flojos, impredecibles, peligrosos, etc.) (Caldwell & Jorm, 2001; Lauber et al., 2006; Nordt et al., 2006, Van Dorn et al., 2005; Nordt et al., 2006).

Como me sentí muy agraviada, me di a la tarea de buscar artículos que midieran la estigmatización en el personal de salud mental y encontré un estudio muy interesante del 2006 realizado Suiza y publicado en Schizophrenia Bulletin (Attitudes of Mental Health Professionals Toward People With Schizophrenia and Mayor Depression).

El estudio se realizó con la participación de 29 hospitales, entre abril 2003 y abril 2004.

Se entrevistó a participantes de la población general al azar (1737) y a enfermeras, psiquiatras otros trabajadores de la salud mental, como trabajadoras sociales (1073). La edad media de los participantes estuvo entre 39 y 45 años.

La entrevista a los participantes incluyó varias partes:

Estereotipos. Se aplicaron 12 preguntas referentes al grado en que los enfermos mentales difieren de las personas normales. Se usaban palabras como peligroso, impredecible, anormal, raro, razonable, autocontrolado.

Restricciones: incluían preguntas como: 1) una mujer que ha sufrido severamente por alguna enfermedad mental ¿debería de abortar si se embaraza?, 2) ¿Un enfermo mental tiene derecho a votar y a ser electo?, 3) A una persona con enfermedad mental grave ¿se le debe revocar su licencia de conducir?, 4) ¿Un enfermo mental debe ser hospitalizado contra su voluntad?

Reconocimiento de viñetas: se presentó por escrito un caso clínico y se les pidió a los participantes que determinaran si se trataba de un enfermo mental (deprimido grave o esquizofrénico) o de una reacción normal ante un evento estresante.

Distancia social.- esta parte incluía actitudes que motivan rechazo social, como: ¿le gustaría que alguno de sus hijos se casara con el individuo de la viñeta?

Los resultados mostraron cosas muy interesantes:

Los psiquiatras tuvieron más estereotipos negativos que cualquiera de los otros grupos. Los jóvenes, sobre todo.

Las restricciones a los enfermos mentales fueron más aprobadas entre la población general.

Aproximadamente 3 veces más gente aprobó la restricción de votar y recomendaron el aborto y 98% del personal de salud aprobaron el internamiento involuntario.

El correcto reconocimiento de los casos clínicos fue mayor en psiquiatras y psicólogos (>86%), que en la población general (30%) y otro personal de salud (50%).

Respecto a la distancia social, todos los grupos reaccionaron con gran distancia en los casos clínicos de esquizofrenia.

El artículo sugiere que, independientemente del mayor conocimiento respecto a la enfermedad mental, entre los profesionales de salud se mantiene la misma distancia social que la población general y que los estereotipos negativos son incluso más frecuentes en ellos.

Debo confesar que los resultados me sorprendieron. Yo esperaba menores actitudes estigmatizantes entre el personal de salud mental, pero parece que la situación es todo lo contrario. Si bien somos parte del problema, podemos ser parte de la solución. Creo que la clave, en esta ocasión no está en la educación. Creo que el estigma de la enfermedad mental y sobre todo de la esquizofrenia se debe al miedo a la enfermedad. La esquizofrenia es una enfermedad que compromete las funciones esenciales que dan a una persona su individualidad y el dominio de sí misma, de ahí su impacto en el enfermo y en quienes le rodeamos. Si bien, el personal de salud mental (psicólogos, psiquiatras, enfermeras y trabajadoras sociales psiquiátricas) estamos entrenados para brindar apoyo y atención cálida a los esquizofrénicos, parece que no hemos podido liberar nuestro miedo a estar del otro lado.

Cachetada con guante blanco es lo único que me viene a la mente…

Anuncios
2 comentarios leave one →
  1. noviembre 10, 2009 11:26 am

    Os felicito por esta entrada de lucha contra el estigma en Salud Mental.
    Me uno con “Tira los Muros”.
    Un abrazo

    • noviembre 11, 2009 10:14 pm

      Hilari: WoW! Acabo de entrar a “Tira los Muros” y me dió muy buena impresión. Seré visitante frecuente. Saludines y bienvenida!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: