Skip to content

Encefalitis letárgica

enero 16, 2010

Encontré un video histórico (de ¡1925!) acerca de una enfermedad ¡fascinante!.

Se trata de la Encefalitis letárgica, antes llamada “enfermedad del sueño”.

Los intrigantes síntomas

Aunque la encefalitis letárgica fue descrita desde los tiempos de Hipócrates y Sydenham, fue en 1917 cuando Constantin von Economo la describió ampliamente, pues causó una pandemia de 1916 a 1927 que mató a más gente que la mismísima Primera Guerra Mundial y que dejó secuelas en los sobrevivientes que fascinarían incluso a Hollywood.

Aunque se observaba a cualquier edad, la enfermedad atacaba principalmente a niños independientemente del género. Había una gran variedad de síntomas, pero los que primero se presentaban eran dolor de garganta (faringitis),  fiebre, malestar general, dolor de cabeza y alteración en el movimiento de los ojos y de las extremidades. Los síntomas más llamativos fueron los neuropsiquiátricos: tras la infección, los adultos tendían a estar dormidos todo el día (letargia), o bien, presentaban síntomas similares a la enfermedad de Parkinson o se mantenían en una misma posición por horas, prácticamente sin interactuar con el medio que les rodeaba (catatonia). Los niños, en cambio, presentaban alteraciones de la conducta, con irritabilidad, agresividad y conductas sexuales inapropiadas.

Los sobrevivientes se mantuvieron durante décadas en catatonia, hasta que el curioso Dr. Oliver Sacks, con una filosofía de “el que no arriesga no gana”, les dió un medicamento usualmente usado para tratar la Enfermedad de Parkinson (L-DOPA), y los pacientes tuvieron una muy espectacular (y temporal) mejoría de los síntomas. Este curioso suceso fue plasmado por Sacks en su libro “Awakenings” (1973) y en la excelente película del mismo nombre que haría Hollywood en 1990.

El misterio de su origen

A la par de la pandemia de encefalitis letárgica, en 1918 se presentó también otra pandemia: la de la Influenza Española. La coincidencia de ambas enfermedades fue el azote del planeta y fue inevitable que ambas fueran suspicazmente relacionadas  por la comunidad científica. Como si el virus de la Influenza no hubiera sido lo suficientemente maligno, se postulaba que la encefalitis letárgica era una secuela de su infección…pero habían datos que no checaban. Los primeros casos de la encefalitis letárgica se presentaron desde 1915, es decir, 3 años antes de los primeros casos de Influenza. La causa de esta rara enfermedad permaneció por décadas siendo un misterio médico medio olvidado, hasta que se empezaron a identificar nuevos casos esporádicos. Fue entonces que varios investigadores retomaron el histórico interés en encontrar el origen de la Encefalitis letárgica. Por fortuna, se conservaron 8  muestras cerebrales de 1920, las cuales fueron analizadas por el Dr. John Oxford (virólogo del Royal London Hospital) en 2003 sin encontrar restos de material genético del virus de la Influenza de aquél entonces (H1N1 de origen aviar). Un entusiasta Dr. Rusell Dale, del Great Ormond Street Hospital, se dió a la tarea de recabar 20 casos esporádicos de encefalitis letárgica referidos desde otros hospitales, y en 2004 publicó un artículo en la Revista Brain donde concluye que muy probablemente, el virus de la Influenza no tuvo nada que ver en el origen de la encefalitis letárgica…o sea que fue pura mala suerte que en la misma época, el planeta enfermara de dos pandemias independientes. Ahora, tras analizar pacientes actuales y registros médicos de antaño, la sospecha recaería en otro bicho: una mutación del Streptococo beta hemolítico (común responsable de faringitis). En teoría,  tras causar infección en las vías respiratorias, el estreptococo produjo una respuesta autoinmune intensa que dañaba ciertas partes del cerebro causando finalmente como secuela los síntomas de la encefalitis letárgica. Las investigaciones aún continúan, pero esta última teoría parece ser correcta, pues el bicho ése (aún sin mutar) ya ha demostrado tener capacidad de causar otras enfermedades (un síndrome denominado PANDAS) por un mecanismo similar y en las mismas regiones cerebrales (Ganglios Basales).

Interesante, ¿no?

Anuncios
3 comentarios leave one →
  1. Arantxa permalink
    enero 3, 2012 12:14 am

    Excelente !!! muy interesante

Trackbacks

  1. Encefalitis letárgica | H1N1INFLUENZAVIRUS.US

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: